La Gastronomía

Después de largo tiempo explorando en el mundo de la cocina y la gastronomía, he querido crear este blog con el fin de compartir mis platos y recetas con vosotr@s. Desde pequeña ha sido mi gran afición la cocina y la gastronomía .Espero que podáis disfrutar de todas y cada una de las recetas publicadas, al igual que familia y amig@s. Deseando que os guste éste blog y sus contenidos , os invito a que participéis de el y comentéis. Mil gracias.

Let´s cook............

29 nov. 2011

Leche frita

Receta para golos@s....Esta es la fantástica leche frita que siempre preparé en casa, bueno no soy tan vieja, ehhh!!... Es otro de nuestros postres típicos españoles, olé ahí....  y que además nos encanta. Que yo sepa hay muchas versiones de como prepararla, por eso yo os dejo aquí la mía, que creo que es sencilla y muy simple.  Esperando como siempre que os guste, paso a detallarla en cuestión. 


Ingredientes:

1 Litro de leche entera
2 Huevos + 1 para rebozar
1 Rama de canela
100 gr.de azúcar 
70 gr. de maizena
1 Cáscara de naranja
Harina de trigo para rebozar
Canela molida mezclada con azúcar para rebozar
Aceite de oliva para freir













Elaboración: Lo primero que haremos, como podéis observar en la imagen de la izquierda será poner nuestra leche a calentar (dejaremos una taza para diluir la maizena), junto con el azúcar, la rama de canela y la cáscara de naranja. Podéis sustituirle la naranja por limón y añadirle vainilla si queréis. Mientras nuestra leche se aromatiza y se calienta, pondremos en un bol aparte los huevos y los batiremos muy bien. En la taza que teníamos reservada de leche diluiremos la maizena e iremos incorporando poco a poco a nuestro bol. Una vez la leche esté bien caliente, quitaremos la canela y la cáscara de naranja y bajaremos a fuego lento.
Cuando tengamos bien mezclado los huevos con la maizena, iremos incorporando la mezcla a nuestra leche caliente poco a poco y con las varillas no pararemos de remover hasta que nos espese la mezcla y no haya ningún grumo. 
Con respecto al espesor de la crema, os digo como con la bechamel de las croquetas, si queremos que queden más duras tipo rodillas de una cabra, jeje, añadiremos más cantidad de harina / maizena en este caso. Yo en particular lo que busco conseguir es una crema espesa pero manejable  para poder ser cortada y manipulable cuando enfríe. La verdad es que hay que cogerla con cuidado de no desmoronarla, así que el que no sea muy habilidos@ mejor que añada un pelín más de maizena y así cuando espese quedará más compacta a la hora de manejarla.

Aquí podéis observar la textura espesa que ha adquirido mi crema después de remover durante un par de minutos al fuego. Ahora lo que hay que hacer es colocar toda la crema en un recipiente, debiendo quedar bien extendida y pareja por todos lados, para luego meter a la nevera y dejar que se enfríe durante al menos 4 horas.




Y como para muestra mejor un botón, aquí os dejo en esta imagen la textura que ha tomado mi crema después de haber estado la nevera durante 4 horas. Una vez sacada ya de la nevera cortaremos porciones de un tamaño no muy grande con la forma que queramos, rombos, cuadrados, rectángulos......Las mías son rombos, o al menos eso intenté..... 
Una vez cortadas nos pondremos con el rebozado, para ello batiremos un huevo en un bol y en otro pondremos un poco de harina para rebozar. 
Por otro lado colocaremos una sartén a fuego medio / fuerte con aceite de oliva para freir nuestra leche. Una vez nuestro aceite tome temperatura alta, iremos pasando nuestros trozos de crema por el huevo y la harina y los freiremos por ambos lados. Cuando veamos que queden bien dorados, que será rápido, un par de minutos o así, sacaremos a escurrir. 
Así haremos con todos nuestros trozos. 

Y ya para acabar la decoración de nuestro riquísimo postre, rebozaremos nuestras leches fritas en una mezcla que prepararemos con azúcar y canela molida, emplataremos y voilà....... tendremos nuestra leche frita lista para zampárnosla, jejeje, ñam ñam.
Aquí podréis observar el detalle de la crema.....deliciosa..........


Un truqui para servirlas que a mi marido le encanta y es bañarlas en machaquito para luego flambearlas, no te digo na...........


Pues espero que os guste, ahora me voy a investigar que prepararé para estas fiestas, ya os iré contando.....



Leche frita, os apetece?????

27 nov. 2011

Salsa Holandesa

Hoy en primer lugar quiero dejaros la receta de una de las salsas más trabajosas pero a su vez más ricas que he probado nunca. Hablo de la famosa salsa holandesa, cuyo origen no hace referencia a su nombre, ya que ésta es de origen francés. (Cristophe para que luego digas que no hago platos de tu tierra...., jaja). 
Normalmente se sirve para acompañar platos de mariscos, pescados o verduras, y como no podía ser menos, es la salsa que acompaña a los famosos "Huevos a la Benedictina", que para mí son un vicio. 
Pues el otro día muy metida yo en mi papel de cocinillas, puse mi equipo de música subidito de graves un poco altito y una de mis músicas favoritas, Requiem Lacrimosa en la versión de London Symphony Orchestra, me remangué y me puse a darle que darle a mi salsa. Y os puedo asegurar que después de darle, darle y más darle por bastante tiempo, conseguí mi estupenda salsa.

Antes de empezar con la receta en cuestión, para el que quiera escuchar la canción de la que os he hablado y pueda disfrutar de ella, podéis pinchar aquí mismo.

Y vamos con mi receta de salsa holandesa, espero que os guste...


Ingredientes:

125gr. de mantequilla
30gr. de jerez
3 yemas
1 Cucharada de zumo de limón
1 Pizca de pimienta molida
1 Pizca de estragón 


Elaboración: Empezaremos lo primero clarificando la mantequilla, para ello lo que haremos será colocarla a fuego lento en un cazo pequeño con el fin de que se derrita, sin moverlo. Al clarificar la mantequilla, conseguiremos sacarle el suero, a  mayor cantidad de suero que saquemos, peor será nuestra mantequilla. La que he utilizado, como veis en la foto de arriba no ha sacado mucho suero, con lo cual no será de mala calidad. Una vez clarificada nuestra mantequilla le quitaremos la espuma que se cree en la parte de arriba y el poso que nos quedará debajo y ya  la tendremos lista para usar en nuestra salsa. 
Por otro lado pondremos un cazo mediano a fuego medio con agua, cuando esté caliente pero no hirviendo bajaremos a fuego lento. En un bol echaremos nuestras 3 yemas limpias de impurezas y sin nada de clara. Las mías quedaron bien limpitas antes de poner al fuego. Con las varillas empezaremos nuestra tareita de mover, mover y más remover....Colocaremos nuestro bol encima del cazo, y éste no deberá tocar el agua. Debemos ser constantes en el movimiento y si vemos que nos toma mucha temperatura el huevo y empieza a cuajar bajaremos nuestro bol del cazo hasta que ésta haya bajado, todo ello sin parar de mover claro. La temperatura debe oscilar entre los 40 y los 60ºC

Durante los primeros 10 minutos no pararemos de mover e iremos agregando la mantequilla clarificada muy poco a poco, como si estuviese cayendo un hilito dentro del bol, con ello veremos como nuestra salsa irá espesando. Después de añadir la mantequilla seguiremos con el zumo de limón y el jerez. Removeremos hasta que pasen un par de minutos más y si vemos que nos espesa mucho podremos añadirle un poco de agua para diluirla. Una vez incorporemos el zumo de limón y el jerez, echaremos también la pimienta molida y la pizca de estragón fresco, (se puede sustituir por una cucharadita del seco), seguiremos moviendo hasta que ya consigamos una crema suave y ligera.

 Si os habéis dado cuenta, a la salsa no le he añadido nada de sal ya que la mantequilla era salada pero de todas formas al que le guste con más sal, sólo tendrá que añadirle una pizca más. Pues hasta aquí mi receta de salsa holandesa, hay que servirla caliente. Ahora a descansar el brazo y a disfrutar de la salsa. 

Pinchando aquí podréis encontrar la receta de los huevos a la Benedictina, un lujo....
Felíz tarde de domingo....

 Que os aproveche!!

Salsa holandesa






26 nov. 2011

Rösti de patatas

Éste es un acompañamiento ideal para platos de carne, se trata del rösti de patatas, es un plato típico de la gastronomía Suiza. Queda parecido a una tortilla pero sin huevos y  bien crujiente.

Ingredientes:


2 Patatas medianas
25 gr. de mantequilla con sal


Elaboración: Lo primero que haremos será pelar las patatas y rallarlas con un rallador grueso para que nos quede con una textura como la que podéis observar en la imagen de la izquierda.
Una vez tengamos las patatas ralladas , las pondremos en un bol y derretiremos la mantequilla para luego echársela por encima. Revolveremos un poco con los dedos para que todas ellas se impregnen de la mantequilla y reservaremos. Pondremos una sartén antiadherente a fuego fuerte y cuando veamos que esta está bien caliente cogeremos una generosa porción de patatas y la pondremos en nuestra sartén a modo de nidito. Tal como veréis en la imagen de abajo a la derecha.


Una vez tengamos el nidito en la sartén aplastaremos un poco con una espátula para que se hagan bien y se doren, a fin de que obtengamos el resultado que aparece en la otra imagen de arriba a la izquierda. Cuando veamos que están doradas por un lado con nuestra espátula y con cuidado de no desarmar nuestro invento, jeje, daremos la vuelta.
Así haremos con todas las patatas que tenemos en nuestro bol, y una vez estén todas preparadas, si vamos a tardar en servirlas las podremos mantener calientes si las metemos en el horno, estando éste a una temperatura de 100 ºC. 

No me digáis que no son una buena idea.... y sobre todo para éstas fechas que se aproximan, como acompañamientos de platos, quedarán geniales. 

Bon Appetit!!!

Rösti de patatas

25 nov. 2011

Muffins Ingleses

Amasado de los muffins
Ayer en la tarde - noche, estuve de exploración por mi cocina con uno de mis fantásticos libros de pan para ver si me preparaba alguno pequeño, suave y rico puesto que nos apetecía cenar poco, tipo tapeo o pinchos. Claro todo ello acompañado de unas buenas copas de vino, jeje. Pues eso, después de largo rato de lectura, me decidí por los increíbles muffins ingleses. Son unos panecillos muy esponjosos y versátiles, ya que lo mismo van con dulce, salado, recién hechos o tostados, acompañándose de  lo que más nos guste. Éstos muffins no hay que confundirlos con con las muffins, cuya elaboración es totalmente distinta, las cuales espero pronto colgar unas recetitas muy ricas aptas para golosos y golosas. :-)    

Masa antes y después del levado
Poniéndonos ya manos a la obra, os paso a detallar la receta en cuestión. Espero que os guste.

Ingredientes:

450gr. Harina de fuerza
1 y 1/2 Cucharita de té de sal
330gr. de leche entera
1 Cucharada de azúcar 
1 y 1/2 Cucharita de té de levadura seca de panadería
Masa extendida lista para hacer nuestros muffins
25gr. de mantequilla derretida

Elaboración: La preparación de la masa la he realizado con el robot de cocina, y para ello como siempre, he añadido todos los ingredientes líquidos y luego los sólidos. Después de seleccionar el programa de amasado y transcurrir el tiempo de éste, colocaremos en un bol nuestra masa para taparla y dejarla levar durante 1 hora. Siempre deberemos dejar las masas  para levar en lugares cálidos y retirados de las corrientes de aire. 
Una vez el levado de nuestra masa haya transcurrido, estiraremos ésta sobre la encimera previamente enharinada. Con el rodillo de amasar, dejaremos ésta con un grosor de un centímetro aproximadamente. Realizado el paso anterior, cogeremos un corta pastas o un molde de acero, de esos que utilizamos para las presentaciones de los platos y cortaremos nuestros muffins. Deben tener unos 5 o 6 cm de diámetro más o menos, tal como aparece en la imagen de abajo. Los colocaremos sobre la bandeja del horno previamente enharinada para que no se nos peguen.
Dejaremos levar de nuevo durante unos 20 minutos tapados con un film untado de aceite.
Estos panes se pueden terminar de dos formas, o en una sartén a la plancha o al horno. Los míos como observáis los acabé en el horno, más que nada porque los hago todos a la vez y me quito trabajillo de encima.
Si decidimos hacerlo al horno, éste lo precalentaremos a 180ºC en la función de aire caliente. 
Cuando esté nuestro horno en la temperatura óptima y nuestros muffins hayan levado por segunda vez, los introduciremos en el y dejaremos durante unos 10 minutos. Pasado el tiempo de cocción sacaremos y colocaremos en una rejilla para que se enfríen.

Muffins ingleses
Et voilà... aquí tenéis mis ricos muffins ingleses, espero que os gusten y disfrutéis haciendo la recetita. Son un viciooooooo, jeje.
Con las cantidades que os he dejado anotadas, salen 12 unidades, con lo que si no los gastamos, los podemos guardar en el congelador en una bolsita de esas maravillosas que venden para congelar.

Bon Appetit.....          FELIZ VIERNES!!!!!

Muffins relleno de caña de lomo con mozzarella y pimiento morrón, os apetece????.

    

24 nov. 2011

Tortilla de patatas con cebolla y pimientos

El clásico de nuestros clásicos, la tortilla de patatas, sólo que ésta vez le he añadido unos pimientitos que acababa de recoger de mi pequeña y minúscula huerta, que por increíble que os parezca llevo con una planta de pimientos 1 año y medio y no para de darme pimientos en cualquier época, jeje, habrá que llamar a los de 4 milenio para que nos resuelva el misterio,jeje.
Pues os dejo mi receta de tortilla de patatas con pimientos y cebolla esperando que sea de vuestro agrado y la probéis.

Ingredientes:

4 Patatas grandes
1 Cebolla 
3 Pimientos
Aceite de oliva
Sal
6 Huevos

Elaboración: Lo primero pondremos una sartén con abundante aceite de oliva a fuego medio. Entretanto iremos pelando nuestras patatas y cebolla. Trocearemos las patatas muy finas, y la cebolla a dados pequeñitos. Los pimientos los lavaremos muy bien y trocearemos en tiras. Una vez todo preparado, sazonaremos y echaremos a nuestra sartén, con cuidado de no quemarnos.












Una vez todos nuestros ingredientes en la sartén, esperaremos a que se nos vayan haciendo las patatas y nos queden bien tiernecitas, iremos removiendo de vez en cuando para que se hagan por todos los lados igual. Una vez tengan el aspecto de la fotografía de la derecha, Le escurriremos todo el aceite y bajaremos el fuego.

En un bol cascaremos nuestros 6 huevos y batiremos muy bien hasta que nos queden muy espumosos, y una vez batidos añadiremos a nuestra sartén. Dejaremos a fuego lento para que los huevos se vayan cuajando bien. Pasados unos 5 minutos después de añadir el huevo taparemos con un plato o tapadera y daremos la vuelta con gracia para que no se nos caiga, jeje. Dejaremos otros 5 minutos por el otro lado y cuando veamos que está el huevo cuajado y tenga un color que nos agrade, emplataremos y dejaremos enfriar, y como siempre os digo, si la tentación os puede, porque si soy yo......la tortilla me pierde......ya sea fría caliente o templada.

 Eso sí, no se porqué motivo será, pero siempre tengo que tener a mano un poco de mayonesa porque si no la acompaño con ésta, no me sabe igual. 



Y aquí tenéis mi tortilla de patatas con cebolla y pimientos, sólo falta acompañar con un buen trocito de pan, mayonesa, buena compañía y eso sí....una buena copa de vino o cervecita, eso ya a gusto del consumidor. 

Mi próximo reto en tortilla de patatas será hacerla con mis queridos y amados pimientos chiles frescos, sólo apto para paladares resistentes, jeje. 

Que os aproveche!!




Mi tortilla de patatas 

23 nov. 2011

Tallarines a la putanesca

Hoy toca subir un rico plato de pasta, concretamente fue nuestro almuerzo de ayer. Se trata de unos tallarines a la putanesca. Porque como la pasta no son sólo macarrones, pues hala, tallarines. Éste es un plato muy sencillo de preparar, ya que mientras que la salsa se va haciendo sobre la marcha, la pasta se va cocinando y en 10 / 15 minutos  podremos disfrutar de un completo y rico plato de pasta.


Ingredientes para 2 personas:


1/2 Paquete de tallarines Gallo
2 Cucharadas de alcaparras
1/2 tarro de aceitunas negras
1 Lata de anchoas
3 Dientes de ajo
1 Lata pequeña de tomates de perilla
2 Guindillas picantes
Hojas de Albahaca
Queso parmesano rallado
Aceite de oliva virgen extra
Sal


Elaboración: Pondremos una sartén a fuego medio con un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra. Pelaremos los ajos y los laminaremos. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos a éste los ajos laminados, daremos unas vueltas. Antes de que se doren añadiremos las dos cucharadas de alcaparras, removeremos de vez en cuando y seguidamente incorporaremos las aceitunas troceadas a la mitad y la lata de anchoas.













Una vez tengamos las anchoas en la sartén daremos un par de vueltas y a continuación añadiremos los tomates troceados, seguiremos con la sartén a fuego medio y dejaremos que éstos se hagan y la salsa reduzca un poco, sazonaremos si hiciese falta y le añadiremos las guindillas troceadas.

En este momento pondremos una olla con bastante agua y un puñado de sal a calentar y cuando hierva echaremos nuestros tallarines. Los dejaremos unos 10 minutos y una vez haya transcurrido el tiempo de cocción sacaremos con el escurre pasta y los revolveremos con cuidado con la salsa de la sartén.

  
Mezclaremos un par de minutos con la salsa y nos prepararemos para emplatarlo. Una vez emplatado serviremos adornado con unas hojas de albahaca y un poco de queso parmesano rallado, éste lo serviremos a parte para que cada comensal se añada lo que desee.

No me digáis que no es sencillo éste plato, eh!!, pues más rico está, jeje.

Que os aproveche!!
Tallarines a la putanesca......uhmmmm que ricos

Schiacciata de cebolla caramelizada y pesto de tomates secos

Ya era hora de que pusiera en práctica alguna de las recetas de pan de mi nuevo libro "200 recetas de pan", jaja, ya sólo me quedan 199 !!....... Como era de esperar en mí, me he decantado por uno de los más elaborados en lo que a preparación se refiere, pero creedme si os digo que mereció la pena porque quedo increíblemente rico. El pan en cuestión es una Schiacciata, es un pan plano tradicional de la Toscana, y una variante de la conocida focaccia. 


Ingredientes para la masa:

275ml. de agua mineral
4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 Cucharadita de sal
475gr. De harina de fuerza blanca
2 Cucharaditas de azúcar blanca
1 y 1/2 Cucharadita de levadura seca de panadería

Ingredientes para el relleno:

4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 Cebolla roja grande cortada en rodajas muy finas
2 Dientes de ajos muy picados
1 Cucharadita de azúcar blanquilla
125gr. de tomates secos 
25 gr. de piñones
2 Dientes de ajo
80gr. de queso parmesano rallado
Unas hojas de albahaca
Sal en escamas para decorar

Elaboración: Lo primero que haremos será ponernos con la masa del pan en cuestión ya que es lo que más nos tardará en tiempo de amasado y levado. Para ello en nuestra amasadora, robot o panera, colocamos todos los ingredientes, como siempre primero todos los líquidos y luego todos los sólidos y todos ellos debidamente pesados o medidos para no andarnos luego con confusiones, es muy importante. Colocamos el programa de amasado, que en mi caso es de 30 minutos y cuando acabe el amasado dejaremos levando unos 30 minutos dentro de su propio recipiente.

Mientras tanto, empezaremos con el relleno en sí. Para ello pondremos una sartén a fuego medio con 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, seguidamente trocearemos las cebollas muy muy finas, tal como aparece en las fotografías de arriba, el ajo también. Incorporamos a nuestra sartén y esperamos a que se vayan pochando un poquito todo junto. 

En lo que se hacen las cebollas y los ajos, nos pondremos con el pesto de tomates secos. Lo podéis hacer con la batidora para que quede más fino, pero yo le he querido dar un toque más rústico y lo he hecho con el mortero. Se incorporan los tomates secos troceados, que previamente habremos puesto en aceite de oliva para que se hidraten un poco, añadimos también el ajo, los piñones, el queso recién rallado y unas hojas de albahaca, echamos un poco de sal y machacamos hasta que nos quede bien triturado todo. Reservaremos.
Volviendo a las cebollas y ajos veremos que están ya casi hechos, sacaremos como un cuarto de la cantidad que tenemos haciendo y reservaremos para adornar nuestro pan por encima. A lo que nos queda en la sartén, le añadiremos una cucharadita de azúcar, para caramelizar las cebollas. Dejaremos al fuego hasta que tomen un color dorado y se disuelva por completo el azúcar.

Pasado el tiempo de fermentación de nuestra masa, la cortaremos en dos trozos iguales como aparece en las primeras fotografías y con el rodillo de amasar formaremos dos círculos de unos 23 cm aproximadamente por 1 cm de grosor más o menos, colocaremos en la bandeja del horno la base y comenzaremos a rellenarla en primer lugar con el pesto de tomates que teníamos preparado. Guardaremos un poco para la cobertura de arriba. Añadimos un poco más de parmesano rallado y finalmente acabaremos poniendo las cebollas caramelizadas con los ajos. 









Taparemos con la base que teníamos reservada y dejaremos reposar tapado con un film cubierto de aceite de oliva unos 25 minutos antes de meter al horno.  Éste lo precalentaremos a 180ºC en la función de aire caliente. Cuando haya pasado el tiempo final de reposo, quitaremos el film que cubría el pan y lo terminaremos de decorar con el pesto de tomates que nos sobró y la cebolla que reservamos también. Para finalizar rociamos unas cuantas escamas de sal e introduciremos al horno. 
En las siguientes imágenes se puede observar el pan una vez antes de entrar al horno y tras los 20 minutos de cocción.

Schiaciatta
Pues ya sólo queda que se enfríe un poco antes de que la tentación nos pueda y nos quememos hasta el paladar. Espero que os guste la receta y que os aproveche...
Schiciatta de cebolla caramelizada y pesto de tomates secos

22 nov. 2011

Flautas de pollo Mexicanas

Hoy martes, ni te cases ni te embarques....como dice el refranero, jeje. La de hoy es una típica receta mejicana que se compone de tortillas de maíz y carne. Más conocidas como flautas. Se pueden preparar, tanto con pollo cocido como a la plancha, barbacoa, o como más nos guste. Yo las preparé a la plancha como no, con un poco de chile seco molido.
Son muy muy fáciles de preparar y para dipear están riquísimas. Espero que os guste esta divertida y simple receta mejicana.

Ingredientes:

1 Bolsa de tortillas de maíz Old El Paso
1/2 Pechuga de pollo fileteada
Sal 
Pimienta
Pimiento chile picado al gusto (opcional)
Aceite de oliva  para freír




Elaboración: Ponemos una sartén a fuego medio-fuerte, y cuando esté bien caliente, añadiremos las pechugas fileteadas. Si la sartén es antiadherente no hará falta añadirle aceite, así que sólo salpimentaremos y añadiremos un poco de pimiento chile picado.
Una vez tengamos nuestro pollo hecho, cortaremos a trocitos, tal como aparece en la fotografía de la izquierda y reservaremos. Por otro lado tomaremos las tortillas de maíz y las cortamos a la mitad, tal como aparece en la misma fotografía y le ponemos unos trocitos del pollo dentro. Envolveremos como si se tratase de un puro y así seguiremos con el resto hasta que se nos acabe el pollo que cocinamos.
Una vez tengamos todos enrollados, pondremos una sartén con abundante aceite de oliva para freírlas. 



Cuando el aceite esté bien caliente, las iremos friendo hasta que estén bien doradas, sacaremos con la espumadera y dejaremos sobre una servilleta de cocina para que eliminen el exceso de aceite. Una vez todas fritas, emplataremos y serviremos con las salsas dips que más nos gusten, guacamole, tomate picante, queso, etc... Si queréis probar  alguna de mis salsas dips las podréis encontrar pinchando aquí o aquí.















Pues ya están listas nuestras flautas de pollo. Espero que os guste la receta y como diría Julia Child en la película "Julie & Julia" que tanto me gusta........... Bon Appetit....


21 nov. 2011

Berenjenas rellenas al estilo sefardí

Para un buen comienzo de lunes, aún con  resacas electorales os dejo una receta de unas ricas berenjenas rellenas, esta receta es totalmente distinta al relleno tradicional, que ya colgué en el blog, y que si os apetece verla os la dejo Aquí. Ésta vez son especiadas y no tienen nada que ver con las anteriores, pero aún así no dejan de estar más ricas aún si cabe, lo digo porque a mi personalmente me encantan como sabréis, las especias y el picante, y éste plato lleva de lo primero, de lo segundo no que me cargo a mi marido con tanto picante a la semana, jeje.
La receta de hoy es como os decía, de berenjenas rellenas, pero estas están cocinadas al estilo serfardí. La gastronomía sefardí tiene claras tendencias de la cocina árabe y la verdura que utilizan por excelencia es la berenjena, y hablando de berenjenas, vamos con nuestro rico plato que espero que os guste.

Ingredientes:

250gr. De ternera picada
1 Berenjena grande
2 Cebollas
2 Hojas de laurel
2 Pimientos rojos
3 Dientes de ajo
1 Lata pequeña de tomates
2 Cucharadas de 7 especias libanesas
1 Cucharada de pimentón de la vera
1Puñado de piñones
1 Huevo
Pan rallado
Sal
Aceite de oliva virgen extra 


Elaboración: Empezaremos a hacer el relleno de las berenjenas para que nos vaya tomando el aliño de las especias, para ello en un bol incorporaremos la ternera picada y sazonaremos. A continuación le añadiremos la cebolla muy muy picadita y la otra la reservaremos para la salsa. Seguidamente, le añadiremos el huevo y una cucharada de la mezcla de las 7 especias libanesas, el puñado de piñones y otro puñado de pan rallado. Con las manos bien limpias comenzaremos a mezclar todos los ingredientes hasta que queden bien ligados. Una vez mezclado, reservaremos. Por otro lado iremos cortando los demás ingredientes, los tomates, los ajos laminados y los pimientos y la cebolla no muy pequeñas, para que así se noten en la salsa. A continuación pondremos una cacerola al fuego y le añadiremos unas siete cucharadas de aceite de oliva virgen extra, e incorporaremos la cebolla troceada, los ajos y las hojas de laurel. Dejaremos dorar un poco y a continuación añadiremos los pimientos rojos, la otra cucharada de 7 especias libanesas y la cucharada de pimentón de la vera dulce. Removeremos un poco y a continuación incorporaremos los tomates con el jugo que nos quede en la lata. Rectificaremos de sal y taparemos para cocer a fuego lento al menos unos 20 minutos.
Berenjenas fritas a la espera de ser horneadas con la salsa.
Pasando de nuevo a nuestra carne aliñada, empezaremos a hacer las bolitas de carne para rellenar nuestras berenjenas. La berenjena la lavaremos muy bien y la cortaremos en círculos de unos dos dedos, para luego abrirlas de nuevo a la mitad y nos queden en forma de libro, tal como podréis ver en las fotografías de arriba. Una vez todas rellenas, fijaros que pinta se les quedan.... a mí me recordaron al juego de las "tragabolas", recordáis??, jajaja , las cubriremos de pan rallado donde tienen la carne y pasaremos a freirlas por ambos lados. Una vez fritas las colocamos en una fuente refractaria para horno y esperaremos a que nuestra salsa quede lista. Mientras tanto precalentaremos el horno a 200ºC en la función de calor por arriba y abajo.   
Salsa cocinada
 Mientras tanto, no descuidaremos nuestra salsa que esta al fuego, ésta la iremos removiendo de vez en cuando y cuando ya esté el pimiento tierno y los tomates cocinados, tal como observaréis en ésta foto, pasaremos a echarla por encima de nuestras berenjenas con cuidado de derramarla.
Una vez cocinada la salsa, la vertemos encima de las berenjenas e introducimos la fuente en el horno durante unos 20 minutos más o menos.  Y pasado el tiempo de cocción en el horno sacamos y acompañamos de una buena ración de bulgur. Queda ideal con las berenjenas y su salsa, probad y ya me diréis. 



 Y hasta aquí mi plato de berenjenas al estilo sefardí, espero que os guste la receta, de veras que quedan riquísimas.


Bon Appetit